Poesía: Soneto para un árbol

¡Cuánto me dueles, aliado en la guerra
que ambos libramos contra las visiones!
Nieve temprana a tu copa se aferra
como a mi pecho las negras legiones.

Quien piensa que vives en quietud, yerra,
árbol andante de las estaciones
pues vas raíces adentro la tierra
y ramas afuera los ventarrones.

Tronco cilíndrico, cruz de verdades,
caben en tu natural geometría
más claridades que en el cosmos lunas.

Deja meter en tu flor mis edades
para que sea tu corteza la vía
en que me nazcan las nuevas fortunas.

 

Alejandra Meza Fourzán ©

Anuncios

11 comentarios en “Poesía: Soneto para un árbol

  1. A pesar de las irregularidades formales de algunos versos y el fallo de la acentuación, el soneto se lee con facilidad y no está exento de belleza e intensidad lírica con verdaderos aciertos en las imágenes y metáforas como la del terceto de cierre. ¡Hay poesía! Enhorabuena.
    Salud.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s