Microrrelato: El acertijo

El abuelo se empeñaba en hablarles a sus nietos con acertijos, pues argüía que así estimulaba su imaginación. Les imponía retos: “este domingo, la abuela les horneó una tarta de señoritas blancas vestidas con capas rojas, si quieren un pedazo adivinen de qué se trata”, o bien, los hacía reflexionar: “los espera un regalo sorpresa al pie del señor gordo de brazos largos que reina en el jardín”. Una tarde que jugaban a las escondidillas, les ofreció una pista: se ocultaría dentro de la oscura cueva de madera. Los nietos tardaron media hora en hallarlo, cuando por fin lo encontraron en el interior de un viejo armario, corrieron adonde la abuela. “¡Tita, el abuelo está jugando a las estatuas de hielo, no se mueve!”. Acertijos, acertijos…

 

Alejandra Meza Fourzán ©

Anuncios

4 comentarios el “Microrrelato: El acertijo

  1. carlos dice:

    Espero que no te desconcentren de la extensa tarea que tienes por delante, no me gustaría ser el culpable de algún retraso. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. carlos dice:

    Y así se fue, como en un juego y sin dar un grito. Sorprendente imaginación que posees. Alejandra. Un beso

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s